jueves, 3 de septiembre de 2015

None.

Yo le hablaba de amor a una persona que era sorda y hacía alarde de escucharme. Yo le entregue el sol a una persona que no sabía apreciar su brillo. Yo amé en soledad tu nombre, tu cuerpo, te amé tanto que terminé odiando hacerlo.”

sábado, 19 de julio de 2014

Nosotros los introvertidos.

No es buena idea hacerse amigo de la desesperación, mucho menos en momentos sensibles o inexperimentados. Pero si ya le simpatizas y la posición es cómoda no hay motivo para interferir, al menos no  un motivo visible. Resulta que la desesperación nos lleva a tomar decisiones realmente estúpidas, unos años más adelante miraremos atrás y lo que parecía ser tan racional nos parecerá una completa estupidez. Siempre crees que estás actuando de la mejor forma posible, pero no importa lo que hagas, serán más frecuentes los arrepentimientos y no el sentimiento de orgullo por las decisiones tomadas. Bueno, probablemente eso dependa de la personalidad, hay gente que simplemente se toma las cosas a la ligera y vive su vida feliz. Para nosotros los introvertidos, los que damos mil vueltas en cosas simples la situación es distinta. Siempre encontraremos algo que pensar más de lo necesario y nos quedaremos en nuestro mundo de "pude haber hecho las cosas mejor" y eso no quita que tratemos de aprender y mejorar de nuestros errores ni que vivamos en el pasado, es que simplemente no puedes desligarte un cien por ciento de lo que ya fue, porque siempre quedan cosas sin solucionar, y estas no te dejarán libre tan fácil. El asunto es que la desesperación y falta de experiencia y paciencia nos hacen tomar esas decisiones de las que después nos arrepentimos. Pero... ¿Qué causa tanta desesperación? Probablemente la inmadurez del resto y por sobre todo la inmadurez propia. Pero si hay personas que simplemente andan por la vida haciendo y deshaciendo a su antojo y en ese paso te hieren, y tú tomas una decisión estupidísima sólo por defenderte, ¿Eres alguien a quién puedan culpar? Depende de la situación, pero creo que en general no, porque las personas introvertidas nos equivocamos y hacemos cosas tontas sólo porque nos aturdimos intentando pensar qué sería lo mejor. Pensamos tanto y no pedimos opiniones ajenas, y a ese ritmo nos encontramos con que lo que hicimos fue estúpido y seguimos haciendo cosas estúpidas de lo mal que nos sentimos. Y ojo, con esto no intento santificar a las personas introvertidas ni compararlas con otras, sólo doy una perspectiva, totalmente subjetiva y cuestionable, pero mía. Me siento estúpida por algunas decisiones, pero no culpable, porque las cosas tontas sólo han sido intentos de salir invicta de toda la gente que ha querido dañarme. Ser introvertido y tener ansiedad real es complicado, no es como esa ansiedad que pintan los adolescentes entre bromas, es un tema serio y realmente quita mucha energía aprender a vivir así.

miércoles, 7 de mayo de 2014

Like.

Crees que eres muy original, ¿No? He visto a un millón de personas como tú. Vagamente inteligentes, agonistas de las clases medias, lees un libro de Camus, otro de Kafka. Sin sustancia realmente, sólo un pequeño revoltijo sin dirección; inmaduro, sexual y puro, arrogante, impotente y rabioso.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Muros.

"Muchas personas optan por los silencios y por encerrarse en sí mismas cuando algo les va mal. Creen que si no comparten sus preocupaciones, éstas son menos reales y podrán ir viviendo sin enfrentarse a sus miedos. En algunos casos, incluso, la actitud impenetrable surge bajo un equivocado concepto de protección al resto: 'no le cuento, así no se preocupa'. Convivir con alguien a quien le parece bien seguir manteniendo un muro de silencios e indiferencias no debería ser una opción".

miércoles, 16 de octubre de 2013

Feel like a giver.

Y de una u otra forma, todos siempre se cuestionaban como una persona inteligente podía tomar decisiones tan perjudiciales y estúpidas, tan carentes de sentido. Muchas veces, mientras las personas se preguntaban una a otras, e incluso le preguntaban directamente, una nueva consecuencia de una lejana decisión repercutía. Entonces, sólo se limitaba a guardar silencio. Las personas inteligentes toman decisiones acertadas para sí mismas, y con esa lógica el mundo gira del mismo modo en que ha girado por miles de años. Una persona inteligente cuida de sí misma, duerme las horas correspondientes, se alimenta bien para vivir más años, se ejercita para que su cuerpo rinda al máximo de las capacidades y cuida su mente para que esta responda de forma adecuada. Pues es hoy el día en el que ella quiere cuestionar que los hábitos no van de la mano con la inteligencia. Ella podría olvidarse del mundo, rendir de la mejor manera, y tener incluso más éxito, ella sigue siendo inteligente, ella toma decisiones acertadas, excepto cuando tienen que ver consigo misma porque su bienestar nunca fue prioridad. Nunca le importó estar bien hasta que un día se encontró en un mundo paralelo, cuyo final era un decadente e inevitable precipicio negro. Ella sabe que las cosas no cambiarán para sí misma por su alimentación, por sus horas de sueño, por su disposición ni por la gran concurrencia de sus amistades... Ella siempre tendrá pruebas y siempre será demasiado débil como para superarlas. Relajará sus hombros y se dejará aplastar, mientras de forma paralela deposita sus conocimientos en alguien más, alguien que sí se beneficiará de ellos. Lo que está en su mente es suficiente para cualquiera, menos para ella, jamás podrá vivir con eso, aunque parezca demasiado la realidad es inevitablemente distinta. Y muchas personas podrán beneficiarse, y ella sabrá dentro suyo lo capaz que es de hacer el bien y de cumplir deseos en las personas. De todos modos y al caer la noche, luego de un día entero llevando una sonrisa plástica, ella sabrá que la realidad sigue siendo la misma, y que inteligente o estúpida, decidiendo o dejando todo al azar, lo que hay más allá de su mente permanece y nunca será suficiente, al menos para sí misma.

(Escribí esto sin revisarlo antes de publicar para mantener la espontaneidad, me disculpo ante cualquier error o incoherencia).

viernes, 11 de octubre de 2013

Errores no concretados.

Desde haces unas horas vives en mis recuerdos, porque asumo que ha sido hoy el día en el que te aparté completamente de todo lo que pudo haber sido, te perdí, porque aunque nunca te tuve, una parte de mí se aferraba a esa esperanza de verte uno que otro día por la mañana. Nunca llegué a saber de ti, nunca intercambiamos más que un par de palabras, pero en tus ojos me dejaste ver que me regalabas el mundo. Yo no esperaba nada, y entonces llegaste con un elegante retraso. Las miradas fueron instantáneas, unos ojos profundos se clavaron sobre mí causándome una inevitable torpeza, no porque fueras especial, sino porque siempre he sido felizmente introvertida y no soporto que alguien intente analizarme. Y tú lo hiciste, te acercaste y me aconsejaste, me hiciste ver algunos errores con tacto y una voz dulce, tenue, casi susurrante. No sé si fue ese dejo de ternura y seriedad o la atención que me diste cuando estaba tan vacía, ¿Eras un introvertido como yo? ¿Qué opiniones tienes? ¿Qué cosas te gustan?... Nunca llegaré a saberlo aunque asumo que me gustaría. Pero no pude soportarlo, mi corazón ya estaba ocupado y decidí ser tajante al segundo encuentro, no respondí las sugerencias, me limité a dar las gracias ante algún gesto amable: te alejé de mí intencionalmente. Hoy estaba lista para un encuentro más, mantendría la actitud de los últimos, pero entonces sonreíste y me di cuenta de lo mucho que eras y sigues siendo. Me diste algo por lo que creer, me hiciste vivir una vez más ese nerviosismo de una niña que gusta de alguien por primera vez. Hoy te convenciste de que debo tener un retraso mental o algo semejante por algunos errores pequeños, y desde esa perspectiva no hay nada que hacer más que mejorar las cosas. Se acabó la magia de tu parte, hiciste caso a mi indiferencia y ahora soy yo la que busca una mirada, un gesto, y no encuentra ni eso ni nada. Probablemente nunca llegaríamos a nada, es imposible y arriesgado, pero en un mundo paralelo cuando cierro los ojos desearía convertirme realmente en un error que suceda, un error sin el que no puedas vivir. Lamentablemente, viviré un buen tiempo con la idea de lo que podría haber sido.

domingo, 29 de septiembre de 2013

...

Pensé que te conocía, pero supongo que es más fácil ver lo que queremos en lugar de ver lo que es real. Crees que me conoces, pero no, y eso quiere decir que no sabes qué soy capaz de hacer y qué no. Me ves como alguien que es popular y que parece tener respuestas para todo pero las cosas no son así, no siempre sé lo que hago pero sé que siempre estoy tratando de mejorar. Si crees en mí, podemos tener muy buenos momentos juntos, si crees en esto, tendré el valor para intentar alcanzar todos los sueños que tengamos.


miércoles, 7 de agosto de 2013

Kennedy.

"El valor de la vida es una mezcla magnífica entre triunfo y tragedia. Un hombre hace lo que debe a pesar de las consecuencias personales, a pesar de los obstáculos, peligros e influencias, y esa es toda la base de la moralidad".

martes, 2 de abril de 2013

23:07

Deberíamos hacer algo para conmerorar todas las mentiras que dijimos por ahorrarnos explicaciones, los silencios que guardamos cuando queríamos gritar más de alguna frase, las sonrisas que fingimos para agradar, las veces que nos hicieron daño y lo descargamos en nosotros mismos. Quizás también deberíamos celebrar los golpes sin sentido, las lágrimas silenciosas junto a la ventana o debajo de la lluvia, las veces que sangramos para poder seguir, las veces que hicimos cosas idiotas por los demás, sabiendo que todo lo anterior lo volveremos a hacer una y otra vez. Me he preguntado siempre, ¿Cual es el problema con autodestruírse? Es necesario para sobrevivir, es necesario para no buscar culpables y aceptar que quién está mal sintonizado eres tú, ¿Qué hay de malo? Si detrás de todo el que piense de este modo hay un anónimo depresivo, detrás de todo esto hay almas perdidas, dañadas, que viven por inercia. Detrás de todo hay historias, notas suicidas, frases de despedida y sonetos grabados con sufrimiento. ¿Cuál es el problema con autodestruírse? Si después de todo, por deteriorados que estemos, al menos seguimos con vida. Hoy conmemoro varios años de tristezas injustificadas, de "sentirse mal porque sí y porque no". Hoy conmemoro todo lo que mi mente depresiva y enferma me ha llevado a hacer, y hago un brindis especial porque quiera o no, lo volveré a hacer una y otra vez.

lunes, 21 de enero de 2013

Lo complejo de las decisiones.



Eventualmente podrían existir un millón de vibraciones que nunca nadie notó, no frecuencias elevadas de la quinta dimensión o algo por estilo, frecuencias del ahora, de nosotros, del ego que nos envuelve. Siempre que trato el tema se me desbastan un poco las palabras, sé que hay algo en mí gritando que hay cosas que la gente debe deducir por sí misma, que no hay que ir y decírselas, pero no lo haré. Confío en la sensibilidad de cada persona para divisar ese “no sé qué”, después de todo, según el test de Rorscharch no tengo esquizofrenia así es que hay muchas cosas que de verdad deben existir. Nótese la ironía. Pero insisto, no vengo a hablar sobre esas frecuencias, sino las del ego, las de nosotros, las del aquí, ahora, las que vemos, las que todos sentimos. 


Eventualmente podrían existir mil señales en la vida, todo son señales, pero nosotros estamos encerrados en un mundo refractario, en un cubo cuyo tamaño varía pero sigue siendo un lugar cerrado. Podría haber tanto, “mientras no decidas, todas las opciones siguen siendo posibles”. Es el único punto que me siento capaz de cuestionar… Y si te quedas estático, sin decidir, no todas las opciones siguen siendo posibles… Hay algunas que se despliegan sólo una vez, y que no volverán, que son posibles por un segundo y que no las tomamos porque ni siquiera somos capaces de verlas. Y creemos que no hemos decidido, y por tanto aún podemos hacer lo que queramos, pero nos equivocamos: se nos presentó una oportunidad, y al no verla, inconscientemente tomamos la decisión de dejar escapar a esa opción. Alguien más la tomará, por cierto, como los deseos y las esperanzas que dejamos ir por el pesimismo. Siempre alguien más las encuentra, las aprovecha, las acoge y toma un rumbo que podría haber sido el tuyo. Entonces, consciente o inconsciente, nuestra vida se compone de decisiones, que no seamos capaces de ver qué es lo que estamos decidiendo muchas veces es un tema distinto a que todo siga siendo posible. Las posibilidades son variadas, las hay eternas, las hay efímeras, nunca es demasiado tarde para las decisiones visibles, no para las que pasamos por alto, porque ellas se van.


No sé bien cuál es la gracia de cuestionarlo todo, sería más feliz si dejara de hacerlo, creo, pero no puedo evitarlo. No me agrada ver a algunas personas que dicen “mientras no decida todo sigue siendo posible”, porque mientras no decidas las mejores posibilidades se te hacen invisibles y pasan, haciendo que al tener que decidir por la fuerza y bajo presión no siempre tomes la decisión más acertada.


Ahora, aprender a lidiar con tus decisiones es un tema aparte, ¿Y si creer que no decidimos mientras sí lo hacemos fuera sólo un manifiesto de nuestra debilidad?

viernes, 11 de enero de 2013

La chispa adecuada.

"Todo empieza sin saber bien el motivo, las palabras se vuelven cada vez más duras, ya no es una discusión normal: ahora sí que me haces daño, como una avispa al picar. A decir verdad no paro de pensar en qué momento volverás, todavía resuena en mis oídos el adiós, miro por la ventana, es todo como un desierto lleno de dunas: no paro de ver espejismos, en todos ellos, te veo regresar.

Tampoco dejo de recordar el tacto de tu piel, lo guardo en lo más profundo de mí mientras pueda, moriré con la sensación de tenerlo, estará conmigo en mi ataúd, al igual que el recuerdo del arco iris que formaba tu pelo entre mis dedos. Pero todavía estoy vivo, mis manos aún son de hueso y todavía espero sentir tu cuerpo cerca del mío, eres un monumento, la catedral, tenerte cerca me daba fuerzas, eras el pan, mi alimento, eras el sexo fuerte de la relación y ahora que no estás... No puedo hacer más que quedarme mirando las paredes que han vuelto a pintar del mismo color.

Ahora, no sé distinguir si lo que me unía a ti era amor o simplemente algo carnal, ahora me ahogo en un vaso de agua, no sé lo que es complicado o lo que es simple, ahora te tengo que olvidar para poder seguir viviendo, me lo he prometido, estás en mi lista de promesas para olvidar, todo arde, todo se quema, si le aplicas la chispa adecuada. Hay cosas que se queman fácilmente y otras que perduran, cuesta más olvidarlas, pero al final todo se quema...

Que difícil dejarlo todo, dejar el fuego interno que teníamos, a veces tú, a veces yo, siempre hacía que fuera un momento mágico. Nos quemábamos en el fuego del amor convirtiéndonos en ceniza durante ese momento. 

Ya ha pasado el tiempo, ya soy más viejo y sincero, y sé que nunca volverás. Sólo queda mirar a la laguna, el nombre bonito que tiene tu eterna ausencia."

En momentos tristes escuchamos música depresiva porque buscamos comprensión, nuestro cerebro lo necesita. No es nada nuevo que, para variar, no tengo amigos que me apoyen cuando lo necesito, así es que como no tengo ganas de sentirme mejor por mí misma pensé: ¿Qué canción me identificaría? Tenía que ser una profunda, densa, armónica musicalmente, metafórica, y por supuesto nostálgica. Recordé entonces a una de las pocas bandas de rock en español que me gusta: Héroes del silencio. Sí, siempre he admirado profundamente a Bunbury por su capacidad de expresar sentimientos en un par de frases que siendo retóricas le dan justo en el clavo a lo que uno quiere escuchar para sentirse comprendido. Y escuché "La chispa adecuada" (link). Siempre amé esa canción por sobre todas, y frase a frase me identificaba, la entendía, pero no sabía como expresar el sentimiento. Alguien más lo estaba expresando por mí, todo eso que yo no era capaz de hilbanar. Encontré entonces esta interpretación de la canción en otro blog (créditos pertinentes) y lo consideré simplemente brillante, no podría haber sido más acertado, lo que dice y lo que quiere decir, lo que siento y que no supe como comenzar a explicar. No es que me haga sentir mejor, de hecho, es bastante decadente sentirse así, pero ya asumí que como todos dicen para no ayudarme en nada, "me gusta estar mal". Así es que... Sólo queda seguir viviendo. Al menos existen canciones como esta, no todo puede ser tan malo.


jueves, 10 de enero de 2013

Já.


Me gusta hacer confiar como una principante
y estacar como una profesional.

domingo, 6 de enero de 2013

When I get home, you're so dead.

Las palabras vienen y me siento terrible, es normal para nosotros terminar de esta forma y yo sólo soy otra escena de una película que has visto cien veces. Cariño, no fuiste ni el primero, ni el último, ni el peor, y tengo que llenar los vacíos del pasado con estos versos: podría sentarme en algún lugar a llorar pero sinceramente, no lo vales, ya no.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Culpabilidad.


Para variar me dormí a las nueve de la mañana y bueno, algo me hizo click. Hay muchas cosas que pueden ser culpa del resto, pero no lo es el "cómo me siento", después de todo, yo debo aprender a ser fuerte y a filtrar entre las personas a las que sean adecuadas. No es su culpa haberme roto el corazón, es mi culpa por no cuidarlo como correspondía, por dárselo, no debí. Es mi culpa por haber confiado cuando las señales estaban más que claras. Y después de todo, si con una persona distinta, y otra, y otra, todo resulta mal, quiere decir claramente que el problema es mío, no fue su culpa, nada lo fue. Fue mi culpa por no ser suficiente, por hacer las cosas mal, no sé qué hice mal, pero lo entenderé. Y actualmente sigue siendo todo mi culpa, estar con una persona distinta, y seguir sintiéndome de la misma forma, seguir sintiendo que no valgo nada, que soy su última opción, que no me quiere, que cuando me dice te amo es mentira... ¡Es mi culpa! Nunca nadie me hizo daño, yo me aventuré en aguas profundas que no sabía atravesar y por tanto nadie es una mala persona, sólo yo que no soy mala sino estúpida.

jueves, 27 de diciembre de 2012

Give me love.

Dame amor como nunca antes,
porque últimamente lo he estado anhelando,
ha pasado tiempo y sigo sintiendo lo mismo,
quizás sólo debería dejarte ir,
quizás esta noche te llame,
después de que mi sangre se vuelva alcohol...

(...)

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Muy frío para volar.

Se supone que todo iba a mejorar, habían sido buenos días, no había recuerdos, no había esperanzas rotas, pero como siempre resultó ser una solución mal pensada: pateé el polvo debajo de la alfombra. A veces pienso que de verdad nunca voy a ser feliz, pero no porque no hayan motivos, sino porque yo no sé verlos, asumo que tengo un problema, el otro día me dijeron "es como si te gustara sentirte mal" y sí, quizás me da miedo estar bien porque sé que voy a volver a estar mal. Nunca voy a ser feliz por mi forma de pensar, porque no sé serlo, no importa lo mucho que tenga ni lo poco que me falte, siempre voy a ver el vaso medio vacío, siempre encontraré un motivo para quedarme dormida llorando, noche tras noche, y siempre encontraré la fuerza necesaria para fingir al día siguiente y aconsejar hipócritamente a mis conocidos (no tengo amigos) que piensan que siempre estoy bien y que soy lo suficientemente fuerte para aguantar mis problemas y los suyos.  Pero estos días habían sido mejores... Se supone que lo habían sido. Pero cómo... ¿Aún sigo creyendo que alguna vez mi felicidad durará más de una hora? Me siento estúpida por ilusionarme cada vez con que eso será así, no pasará nunca. Quizás debería dejar de intentarlo por las buenas, era mucho más simple salir todos los días y ahogarme en alcohol sin recordar nada al otro día, porque esa era una buena solución y me resultó para olvidar, temporalmente, pero resultó. Pude volar lejos.
Ya qué, lo más triste es tener que escribir y conversar conmigo misma porque soy tan miserable que nadie querría escucharme ni ayudarme. Y los que lo han hecho lo hacen un par de veces y después se van, todos se van, todos se alejan de mí, estoy sola, con mil problemas en la cabeza, y sólo me tengo a mí misma. Qué alentador.




martes, 11 de diciembre de 2012

12/12.


Ser fiel no es lo mismo que ser leal, más aún, ser fiel no es lo mismo que ser incondicional. Ser fiel es respetar al otro, no involucrarse con más personas si se ha elegido una pareja, pero ahí nos detenemos, porque ser fiel no implica amarse, no implica nada, sólo implica algo de moral y cumplir un compromiso. Para ser leal hay que tener algo más, no un nombre que defina, sino un lazo. Requiere empatía, sinceridad, requiere no traicionar la confianza otorgada, pero tampoco implica estar por siempre y para siempre, porque la lealtad también converge con la moral en un punto, por insignificante que sea. Él fue fiel cuando se le acercó alguien más de lo apropiado. No le correspondió un roce, porque tenía que cumplir el compromiso de la fidelidad, porque era éticamente incorrecto. Nunca mencionó un "no quise hacerlo, me nació porque te quiero", sólo dijo "si estoy en algo debo ser fiel". Debe, pero... ¿Quiére? Fue leal porque defendió quién soy delante de los demás y me dio su apreciación sincera en una conversación privada. Pero, ¿Le nace ser leal o se siente en la necesidad de devolverme lo bueno que le di alguna vez? Porque dijo que me debía felicidad, no que quería hacerme feliz porque me quiera aunque sea aborrecible. Quizás ni siquiera le nace. Y entonces, ser incondicional implica estar siempre, aunque lo que la otra persona haga parezca incorrecto, se estará ahí siempre, para apoyar y para hacer saber los errores. Pero para soportar la carga que implica ser incondicional, hay que tener algo de cariño por el otro y el apoyo que le brindes tiene que nacer. Si es por compromiso, pasaría a ser fidelidad o lealtad. Y eso me hace falta, incondicionalidad. Porque si él fuera incondicional no tendría tiempo para cavilar sobre la intención de sus actos, no dudaría. Si fuera incondicional quizás creería muchas cosas, pero no. Es leal, es fiel, pero no incondicional, y a mis ojos lo que más importa es la incondicionalidad. Me gusta serlo, pero también necesito que lo sean. Sería una lástima si todo se volviera vano compromiso. Sería una lástima si después de tantos años de circo, simplemente no me importara. Como pareja me han decepcionado siempre, una más, una menos, qué más da.

lunes, 10 de diciembre de 2012

No hay necesidad.

"No hay necesidad de buscar espacios vacíos, tampoco de buscar una antigravedad o de tener claro lo que se va a encontrar, no sólo en eso, sino en el camino que te conduce hacia el final. El tiempo... ¿No tendrá ya la espalda rota de tanto que le cargamos? Como si el tiempo fuera un Dios que nos cura las heridas... Como si el tiempo llegara y borrara recuerdos. Nosotros mismos adornamos el pasado para convencernos de que fue mejor. No es el tiempo una magia ni un antídoto, es una ilusión. Y si osciláramos entre lo que queremos encontrar y cómo lo hallaremos entonces no habría un tiempo superpoderoso, habría una perspectiva realista, secuencias, ni un antes ni un después: un proceso.

No hay necesidad de aferrarse a un oasis, no hay necesidad de besar destellos luminiscentes, imaginarios, secretos y ordinarios. ¿Para qué obviar esa refracción que te llevó a distorsionar lo que es real? No es el fin, aún no termina, no es supremo, no es sublime... Es una transición, es una etapa, tú la dejaste vivir, la alimentaste de miedos y le diste un hogar para que creciera... Paradójico que terminó por derrotarte a ti, su hospedero. Apareció un día de lluvia y te dio calor, te dio una llama para que la conservaras, o eso fue lo que dijo, con una sonrisa inocente y una expresión de ángel mal dibujada. Y la aceptaste, y viste el mundo desde sus ojos... Era una etapa, tú te acomodaste entre sus brazos cuando nadie te los había ofrecido. Tú quisiste quedarte ahí por siempre, en esa etapa efímera que hiciste eterna.

No hay necesidad de encadenarse, no hay motivo para coronarse a sí mismo como el rey de los condenados, nadie dibujó tu destino, tú sólo lo interpretaste por el lado equivocado. No tenemos alas pero somos libres, ¿No le bastó acaso con decirte lo contrario? Frente al espejo sabías que no era bueno, pero creíste que era paranoia y te obligaste a ser feliz con una popular sonrisa de Glasgow... En ese entonces el fin justificaba los medios. En ese entonces era mejor el dolor por sobre la muerte en vida. Y nadie lo negaba, todos te animaban por delante y te empujaban por la espalda. Tuviste que caminar de rodillas para aprender a levantarte, pero nunca aprendiste, y de eso te vienes a dar cuenta ahora.

Y tienes miedo, pero no es necesario, si bien nunca aprendiste nada al menos sabes qué se siente. No te aferres, no escapes. Las heridas dejan de doler cuando nos acostumbramos, eso no quiere decir que sanen. No pienses que son necesarias, ciérralas, heridas no te van a faltar nunca, pero prueba algunas nuevas, no hay necesidad de envejecer con las de los trece. Pero tampoco escapes, son más hábiles... Mientras corras no te van a soltar, aún te dominan. Sabes que los miedos forman una persona, y es esa la que te sonríe como ángel aunque tú sabes que no lo es, saben engañarte, hasta se divierten haciéndolo. No es necesario escapar a un mundo opuesto, tampoco encadenarte. No es necesario salir corriendo, pero tienes que cuidar no encadenarte. Tienes que ser ciego ante los espejismos, ante la alucinación... Tienes que lograr ese equilibrio. No hay necesidad de darse por vencido. No hay necesidad de morir. Por ahora."


jueves, 6 de diciembre de 2012

El cadáver pestilente.

La foto tiene más sentido del que parece. La mujer llevaba mucho tiempo enterrada pues lógicamente estaba muerta... Pero la desentierran. Le van quitando las vendas por partes, de hecho, en la foto se ve que aún tiene los brazos vendados. Y su expresión facial es la que se observa. Sería extraño revivir y ver otra realidad, ¿No? Pero hay alguien a su lado. Ella vence a la muerte y hay alguien a su lado... Ahora, si la realidad es mejor o peor de lo que era en su vida pasada es asunto distinto.

Me esforcé en buscar esta foto por todas partes para poder redactar mi texto que es bastante... Analógico. Me siento como ella, si hasta tenemos las mismas vendas en los brazos. Pero sí, hoy medité que estuve muerta mucho tiempo, mi interior estaba putrefacto, se lo tragaban las lombrices que se alimentan de lo que se degrada de un cadáver, porque yo era un cadáver, y de cierto modo lo sigo siendo. El día en el que me mataron no me di cuenta de que lo que seguía vivo de mí era un plano irreal, el alma yacía en un lugar lejano y sólo quedaba un espejismo que jugaba a ser real. Y mientras estuve muerta no le tomé el peso a nada. Todo podía cambiar, todo podía mejorar, y sin embargo ahora me doy cuenta de que es mucho más difícil que las cosas cambien y lamentablemente el destino se quiso forjar en un riel descarriado. Reviví, pero la verdad odio que me hayan sacado las vendas, ¿Por qué no me dejaron desfallecer en paz? Es injusto que odie a quienes me salvaron, pero lo hago. Preferiría verme muerta en vida y con una ausencia de sentimientos que verme como estoy ahora. Me doy vergüenza, me doy lástima de mí misma. Soy un cadáver que no se puede mover por sí solo, que se degradó y que ya no es nada de lo que era antes. Y aunque alguien sostenga mi mano, ese alguien se irá, pronto. Tal y como todos lo hacen.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Arcoiris.

Me gustan los arcoiris. Pero para que existan, tiene que llover antes.

domingo, 11 de noviembre de 2012

La cruda perspectiva opuesta.

Y si supuestamente cavaste mi tumba mientras yo estaba en un esplendor de felicidad, ¿Por qué te preocupa lo que haya pasado después de que me enterraras viva? Borraste evidencia, nunca nadie sospechó de ti aunque el crimen era evidente. Cuando saqué las manos desde la tumba fueron otros los que me impulsaron a revivir, nadie que tuviera relación contigo, entonces, ¿Cuál es el problema? ¡Pero no! Espera... No me respondas así, tan impulsivamente, piénsalo antes. Ideaste la estrategia perfecta, que nadie te vincule conmigo es importante, ¿Alguien como tú, con una miserable como yo? ¡No! Eso queda como uno de los errores del pasado, que nadie nunca vaya a saberlo. Hay que negarlo ante todo. Y si alguien llega a saberlo o recordártelo, tienes que recalcar que yo me arrastré por el barro con la cara empapada, que tú no querías llegar a eso pero que fue mi culpa. Yo mentí, yo fui una asquerosa sin raciocinio, merezco revolcarme en la basura. Claro, todo fue mi culpa al final del camino. Borra mis fotos, quema mis cartas, incinera todas las cosas que te pertenecen y que algún día tuvieron tacto con mis huellas dactilares, no vaya ser que te contagies de alguna de mis enfermedades... Porque al parecer desde tu perspectiva tengo hasta sarna. Y si tienes que hablarme lo harás justo en el tono que sabes que odio, pero lo harás parecer natural. Me harás entender en un par de palabras que de verdad te doy asco. Que preferirías verme de rodillas, sangrando y llorando, incluso antes de verme muerta. "Ella no era despreciable", dirá alguien, no importa qué tengas que inventar o contar de mí, lo importante es que todos se den cuenta de que soy una abominación de la especie humana, una acumulación de desperdicios, una mutación que la evolución no supo controlar. Una abominación con la cuál te involucraste para sacar a una princesa de tu cabeza. Porque sí, ella tenía la sonrisa perfecta, la talla adecuada, la palabra precisa, y si hubieras podido quizás me habrías puesto una bolsa en la cara para tomar mi mano y tratar de pensar que de verdad estabas con ella. Pero todo está bajo tu control, la situación es así para todos los que nos conocen a ambos... No es necesario que lo recalques, ni que me hables con un mal tono si me llamas con una supuesta buena intención. Está claro que la basura de la historia fui yo, y tú fuiste el príncipe azul que al ver mi despreciable existencia me hizo el favor de matarme por dentro. Qué bondadoso, todos deben darse cuenta de que eres casi un ángel. No te preocupes, revolcándome en la miseria estaré, tal y como deseaste, tus palabras son órdenes, te gustaría saberlo, si vieras cómo corren lágrimas mientras escribo esto seguramente reirías y sentirías una energía vital más fuerte de la que tienes comúnmente.

Lo que más duele no es pensar en esto, mi realidad la he asumido. Duele asumir que para escribir esto de verdad tuve que entrar en tu pensamiento de forma cruda. Duele que esta sea tu perspectiva, esto es lo que muestras y es porque lo sientes.

lunes, 5 de noviembre de 2012

You found me.

Le pregunté, "¿Dónde has estado?". Respondió "Pregunta lo que quieras". "¿Dónde estuviste cuando todo estaba derrumbándose? Todos mis días se desperdiciaban junto al teléfono, esperando una llamada que nunca llegó. Perdida e insegura, me encontraste, tendida en el suelo, rodeada, ¿Por qué tenías que esperar? ¿Dónde estabas? Un poco tarde, pero me encontraste..."
Temprano en la mañana, la ciudad se quiebra. He estado llamándote por años, y nunca me dejaste un mensaje, nunca me enviaste una carta... ¿Por qué tuviste que esperar para encontrarme?

sábado, 3 de noviembre de 2012

Graves.




Cualquier cosa, es lo que ella es.
De cualquier lugar, es de dónde viene.
Cualquier cosa, es lo que será.
Cualquier cosa, mientras siga siendo mía.
Y la puerta se abre... ¿Es una forma de caminar hacia adentro o de volver atrás?
En cualquier lugar, es donde ella va a estar.
Desde cualquier lugar, ella podrá verte.
Las mentiras y los secretos se vuelven tu mundo,
En cualquier momento, en cualquier lugar, ella me llevará lejos.
Apúntame hacia el cielo,no puedo llegar por mí mismo,
Guíame entre las tumbas para desenterrar sus huesos. 
 

viernes, 19 de octubre de 2012

Estrategia.

Mientras mis pensamientos estén en orden, todo lo estará, porque de tal modo no importa lo que sienta, mi mente lo procesará como algo irrelevante o inconsecuente y lo bloqueará. Mirándolo desde otra arista, en momentos de debilidad, muchas personas sienten aflorar sus sentimientos y entonces se consideran frías al analizar sus pensamientos desde esa perspectiva. Pero entonces te preparas para esa situación, hablas contigo mismo frente al espejo, tu doble opuesto te juega una mala pasada, pero tú le aclaras que cuando los sentimientos vuelvan a emerger deben ser bloqueados e ignorados. Y así funciona todo a la perfección, bloqueando sentimientos... porque no importa cuánto traten de quitarme, mientras mi frialdad siga junto a mí todo estará bien.
Nunca más quiero volver a decirle a alguien que tomó todo lo bueno que había en mí. No sé si aún quede algo bueno, pero lo que queda son todas las cosas que se han vuelto una costumbre y que tú supuestamente odiarías sin saber que son conductas asociadas. Y entonces escucho una historia que no quiero saber, pero que necesito oírla para ayudar a mi mente a lidiar con el sentimiento. Cada día que pasa mi mente parece tener más razón, y así mismo más dominio sobre las situaciones, no importa cuánto sienta, eso queda en mí y en mis recuerdos... Importa lo que demuestro, lo que mi mente ordene que se deba mostrar hacia el exterior.
Es una buena estrategia, mi doble opuesto no opina lo mismo, pero se puede censurar junto a los sentimientos. Y entonces podré crear una imagen perfecta, entonces podré mantener una expresión facial armónica, un equilibrio aparente, podré disuadir a los espectadores y todo avanzará hacia un nuevo rumbo. Y no importa qué tan frío suene, los sentimientos son impulsivos, nos llevan a cuestionar, a arrepentirnos de todo lo que hacemos... los pensamientos son exactos, requieren de un impulso más analítico que práctico, miden consecuencias, arman la mitad del camino hacia adelante. Así es que mi doble opuesto y su emocionalidad pueden hacerme el favor de callarse, y si no quieren, sólo serán ignorados... Toda decisión ha de ser firme, sino todo lo planteado sería una inconsecuencia. Es el plan ideal para sobrevivir, sólo hay que tener en cuenta la constancia y la barrera entre lo real y lo onírico, si se sabe separar, todo debería funcionar. Trabajaré en ello... porque creo que por fin me estoy ordenando y teniendo buenas ideas. 


sábado, 15 de septiembre de 2012

jueves, 30 de agosto de 2012

Si tú me miras.

Si me vislumbraras más veces a lo largo del día
Si silenciaras mis quejas con tu tacto peculiar
Seguramente recapacitaría y me emprendería
En un nuevo viaje camino a un horizonte frugal.

Si me envolvieras en lugar de desconocerlo todo,
Si fuera de oscilar me hicieras fragmento de tu mundo
Sin abstracciones me decidiría por fin a caminar
Vileza mental, entelequia que me quiere incinerar.

Lejos de aquí, pero siempre lindante de tu soltura.
La incertidumbre asimismo me lleva a la locura
Sueño con tu regazo desde la sombra recóndita,
Sueño con tus labios y con esa luna que tiene la culpa.

Mientras te veo en la cúspide del infinito me denuncio
No estimé lo que un roce como ese personificaba
Poco a poco tus halagos me inhibieron la cordura
Ahora deliro con esa fascinación inevitable que perdura.

Mírame una vez más, di que aún me sientes en ti,
Recuérdame con dignidad si muero en esta alucinación
El léxico adultera, la sonrisa es rotundamente llana
Pero si tú no me miras, nadie más rebosará mi alma.



domingo, 26 de agosto de 2012

Retroceso.

Me gusta escuchar música con gritos porque cantando esas canciones siento que algo en mí se calma, quizás sea odio, quizás los recuerdos, o quizás simplemente vomito la tristeza contenida por tanto tiempo y que se supone que debió haber desaparecido hace años. Y ese es precisamente el punto, creí que podía sobrevivir con mi música, mis dibujos, mis novelas, mi filosofía y los momentos de meditación. Pero resulta que no. Anoche, con algo de alcohol en el cuerpo me alejé del grupo, y me vi desde afuera. Y no era yo, era la niña de trece años que se teñía el pelo negro, que llevaba una carga pseudo-karmática que nunca decía adiós. La de pelo corto, la de la polera de Avenged Sevenfold, la que estando en los huesos quería seguir bajando de peso, la que sentía un gran dolor por un motivo simple: la pérdida. Cuando la vida no te da nada, vives gris, nunca conoces el éxito pero tampoco la derrota suprema. Duele cuando lo tienes todo y por tus propios errores lo vas perdiendo, paso por paso. Eso le pasó a la niña de trece años que buscaba un ruido estridente que saliera de sus audífonos. Ella debió saber que el agua de la tormenta seguiría subiendo hasta ahogarla. Peor aún, la joven de dieciocho debió haberlo dado por hecho, debió ser un hecho, quizás un supuesto, no una opción poco factible. ¿Nunca dirán adiós las preocupaciones estúpidas? La de dieciocho vio viva otra vez a la de trece, tenían muchas cosas en común, pero nunca se sintieron tan similares como esa noche. Y la de dieciocho se metió dentro de la de trece e intentó acabar con ella de una vez por todas. Pero no era la de trece con la de dieciocho dentro, era la de dieciocho, sintiendo lo mismo que hace cinco años, haciendo lo mismo, la misma solución estúpida. No lo pensó, simplemente lo hizo, y cuando se dio cuenta de sus actos, no pudo hacer más que llorar. Cinco años de esfuerzo para... ¿Nada? Se suponía que ya todo estaba bien... Por Dios, ¡Todo era parte del pasado! ¡Ya no debían haber réplicas de ello!
Y no puedo dejar de pensar en ese episodio... no puedo. Tengo miedo, no quiero... no sé, no puedo decir "no quiero caer en eso nuevamente" porque siento que de una u otra manera ya caí en ello otra vez, quizás por motivos distintos, de formas distintas, pero cinco años no fueron suficientes... ¿Qué lo será? ¿Toda mi vida? ¿Es a ello a lo que tendré que dedicarme? No valió nada... todo se perdió, porque quizás sí logré superarlo, sólo que después me pasaron cosas peores, y es como un círculo vicioso. Un círculo que necesita una gran metamorfosis para deshacerse.
Y ya no sé. No quiero pensar en ello. Pero tampoco puedo dejar de hacerlo. Asi es que encontraré una respuesta en lo que grita un artista en su canción. Encontraré una distracción en su voz, en sus ideas, él grita lo que yo quiero gritar. Y aunque esté a kilómetros de distancia, me entiende.
Bueno, ya qué. Vamos a seguir intentando, ¡Quizás llega un milagro y consigo se feliz en cien años más!

miércoles, 15 de agosto de 2012

Gracias por venir, mirar, e irte.

Un problema existencial, una nube espacial, intergaláctica... ¿Me envuelve aún esa luz que entibiaba mi columna vertebral?
Me hundo en cenizas, quiero mejorar, me doy cuenta de mi decadencia, de mi ineptitud vital.
Gracias por nada, por venir, mirar, e irte, como todos lo hacen.
Gracias por romperme de forma accidental, por no desatar el velo de mi mirada, por encariñarte y luego olvidarme. Nunca aprendí bien sobre la vida, ¿Por qué toda circunstancia me supera? Cárcel de la vida, victimización de la existencia... No me quieres, destino, y de aquí a mañana de ti no querré nada. Ni la tristeza que aromó el día, ni la soledad que perfumó esta noche de Agosto. Ni el miedo a la soledad, ni las caricias ausentes de alguien que nunca existirá.
Líneas rectas, no más curvaturas... Déjame, ya tuve suficiente. No me quieres, me abandonaste... No tengo más que decir que esto: letras escritas en la tinta de un lápiz y la sangre de un corazón que ahora me parece enajenado.

martes, 14 de agosto de 2012

Perfección inexistente.

Despierto, no sé bien qué es lo que siento... Aún creo en el mañana, veo algo más, veo tus ojos reflejados en mi mirada. Razones aparentes no hay, motivos, explicaciones... Quiero vivir, respirar, recomenzar, existir otra vez y de ello ser más, porque esta vez no fui capaz de ser suficiente. Fluir de la conciencia, asomas cuando exploto, me llenas, me llamas, encuentro en ti mi doble opuesto, que es increíblemente más decadente de lo que soy. Ni mi copia mejorada resulta ser algo decente... ¿Vale la pena así respirar? Quizás no más, si no logras tus metas habrá siempre alguien mejor. Alguien que de el paso adelante cuando crees que dándolo al lado obtendrás más de la vida, cuando crees que no decidiendo tienes todas las opciones en estado de "posibles", cuando me miras y descubres que en un par de ojos verdes no hay más que en unos negros, sólo miseria, sólo un abismo que te absorve. No soy nada, no nací para ser algo. Quizás ni siquiera existo.
Hasta mañana, corazón. No tengo nada nuevo que mostrarte, nada para darte. Aún así, hasta mañana. No quiero más lágrimas, no quiero más caminos cruzados y enredados en mis brazos.
Adiós, corazón. Ya te despedí hace tanto... ¿Por qué sigues ahí? Inmortal no eres, ¿Qué pasó contigo? Mi herida sangrante, mi sol eclipsado. No importa qué tan buena sea, nunca seré suficiente. No importa qué tan tarde sea, seguiré soñando contigo, idealizándote, inexistente...
Nuestro amor es perfecto. No existes, no existo, no somos nada, eso es lo perfecto.

lunes, 13 de agosto de 2012

Clair de lune.


Porque cualquier lunático podría entender lo que mi humilde dibujo busca expresar...

jueves, 2 de agosto de 2012

L'amour et la mort.





Dibujo de madrugada...

sábado, 7 de julio de 2012

No tengo ganas de aparentar.

Podría ser falsa, estúpida, justo como ustedes. Pero supongo que mi falta de inteligencia se traduce en falta de capacidades para aparentar. Quizás si sólo una cosa me hiciera feliz tendría energía para sonreír, pero no hay nada, espacios vacíos, lágrimas que quieren salir. Nadie diga que todo mejorará, porque las cosas cambiarán cuando haya algo nuevo, cuando un rayo de luz rompa telarañas, reminiscencias de esperanzas rotas, y sueños perdidos en el olvido y la resignación.
Ya no quiero esto, ¿Puedes llevarme al pasado? Donde aún habían signos vitales, en los que un manifiesto de entropía se vislumbraba entre recovecos, a pesar de tristezas pasadas y heridas nunca cicatrizadas.

viernes, 6 de julio de 2012

Somebody that I used to know.

Puedes volverte adicto a una clase de tristeza, como resignación al final, siempre al final. Así fue como cuando vimos que juntos no podíamos formar algo concreto, dijiste que podíamos ser amigos y yo... admito de que me sentí aliviada de que todo terminara. Pero no tenías que borrarme, ni fingir que nunca pasó nada, que nunca fuimos nada... Y no necesito tu amor, pero me tratas de forma indiferente y eso es extraño. No tenías que caer tan bajo como para enviar a tus amigos a solucionar tus asuntos e incluso cambiarte el número, supongo que no necesito algo como eso, después de todo, eres sólo alguien a quién solía conocer. 
Y pienso en las veces que me engañaste, pero me hacías creer que era mi culpa, que yo había hecho algo. No quiero vivir de esa forma, buscando la verdad entre líneas, no quiero descubrir en ti a alguien a quién solía conocer. 

sábado, 30 de junio de 2012

Contigo o sin ti.

"Todo está bien cuando tú estás cerca, demos un paseo por la ciudad, todo tiene sentido, en realidad nada lo tiene, pero sólo tú se lo das. Estás en mi sangre otra vez, llenando mi corazón incompleto, un amor silencioso, un latido que se mueve dentro de mí"
Quizás con eso lo dije todo, o dije lo suficiente. Sin embargo ahora no estás."Hay un juramento que hacen los amantes en la intimidad. Si la entrega es mutua y no hay traición, todo tendrá buen final. ¿Qué pasó entonces con nosotros?" ¿Las luces de la ciudad siguen teniendo sentido? Lo tiene la lluvia, lo tiene porque en ella siento que estoy caminando a ese lugar al que pertenezco. Mi hogar me llama a través de ese mágico sonido que sólo se hace audible bajo las nubes cargadas de agua evaporada. Todo tiene un nuevo sentido. Tú ya no estás, y la vida vuelve a tener un nuevo encanto, distinto al que tú tenías, pero lo tiene, igual o mejor que cuando estaba contigo. Qué equivocada estuve al decir que no podía vivir sin ti. Lamento el inconveniente, no fue mentira, fue un error de pensamiento y razonamiento.


sábado, 9 de junio de 2012

Hombre mirando al sudeste.

"La naturaleza sólo permite un desarrollo muy lento, favorece más fácilmente un cambio de especie que un cambio de conciencia, yo soy más racional que ustedes, respondo racionalmente a los estímulos, si alguien sufre lo consuelo, si alguien me pide ayuda se la doy, ¿Por qué entonces usted cree que estoy loco? Si alguien me mira lo miro, si alguien me habla lo escucho, ustedes se han ido volviendo locos de a poco por no reconocer esos estímulos, simplemente por haber ido ignorándolos, alguien se muere y ustedes lo dejan morir, alguien pide ayuda y ustedes miran para otro lado, alguien tiene hambre y ustedes dilapidan lo que tienen, alguien se muere de tristeza y ustedes lo encierran para no verlo, alguien que sistemáticamente adopta esas conductas, que camina entre las víctimas como si no estuvieran, podrá vestirse bien, podrá pagar sus impuestos, ir a misa, pero no me va a negar que está enfermo, su realidad es espantosa, ¿Por qué no dejan  la hipocresía y buscan la locura de este lado?"

Que buena película... qué interesantes y ciertas críticas a la sociedad.

lunes, 4 de junio de 2012

Earth.

Y en el cáncer de nuestra pasión, dijiste que la muerte era una aparición de media noche. El cielo había estado derrumbándose como las noticias de un suicidio íntimo. Te besé en la cima de la tormenta, y te pregunté si me acompañarías en una caída rápida. Hiciste que me diera cuenta de que mi boleto no servía para dos. Hay poesía en una tragedia, y cantamos con una belleza inigualable las amargas elegías de salvación y elocuencia, azules y grises. En algún momento, encontramos la salvación en esta tierra creyendo que se trataba de un mensaje.